La Tabla

Muchas veces se ha repetido la misma historia: la primera generación levanta un negocio, la segunda lo mantiene y la tercera lo dilapida. Pero todas las reglas tienen sus excepciones. El restaurante La Tabla, regido por la tercera generación formada por David y Víctor Fernández Menéndez han llevado su negocio a las cotas más altas de su historia. Cuando el negocio perteneció a sus abuelos no dejaba de ser un sencillo comedor de la zona rural gijonesa donde se comía muy bien, pero es ahora, bajo la dirección de estos hermanos, cuando brilla en la restauración asturiana. Su gran preparación y sus inquietudes por mejorarlo continuamente lo han elevado a ese lugar destacado. En primer lugar han sabido convertir una antigua cuadra en una casa preciosa, con amplios espacios, altos techos, una bodega de exposición, donde se disfruta de una comida destacada, además de las maravillosas vistas de Baldornón. De todas formas, como se encuentran en un recodo no visible desde la carretera haría falta un letrero en el desvío para no dudar o pasarse de largo al llegar allí. En segundo lugar, su carta de vinos es espectacular, tanto por su cantidad como por su calidad. Aquí hay de todo, desde las más recónditas D.O. españolas hasta Burdeos y Borgoñas míticos como Château Petrus o Romanée-Conti, tan lejos de nuestro alcance que diremos que están verdes todavía. David se encarga de la cocina y Víctor dirige el comedor, además de recibir a los comensales y ejercer de sommelier para aconsejar entre la inmensa selección de vinos cuál es el adecuado para el menú.

El Búho con unos amigos tuvo la oportunidad de disfrutar del menú-degustación de La Tabla. La primera conclusión es que pocos son los que pueden presumir de terminar todos los platos que los componen, así que esos que dicen que pasan hambre en los restaurantes modernos tienen aquí otra excepción a esa falsa regla. Por 45€ y un apetito considerable se puede comer un aperitivo de la casa, cuatro entradas, dos platos principales y dos postres,  que vamos a describir. Para acompañar el menú, bebimos El Pecado 2004, ese vino de la Ribeira Sacra con el que Raúl Pérez ha sabido entusiasmar a Robert Parker que lo ha calificado con 98 puntos, (la añada 2007), el segundo vino español con más puntuación, sólo después del Pingus. Resultó un poco plano al principio, pero cuando se fue abriendo se podía comparar a los buenos vinos de la Ribera del Duero. Fino, elegante, buena acidez, madera muy integrada. De todas formas, me parece una puntuación demasiado alta. Creo recordar que andaba por los 35€.

Después de escoger entre varios tipos de pan, normal, con queso, con pipas, etc., para empezar el menú, una crema de patata con chorizo que en estos días de frío invernal te reconfortaba, te calentaba por dentro, estaba muy rica y contundente, pero sin resultar tampoco excesivamente fuerte. El efecto estético era realmente destacado como se puede ver en la foto.

Como primer entrante, una “ensalada de chosco de Tineo con aliño de sabores de Asturias”, no me dijo nada, creo que puede interesar a los que no conozcan ese embutido tan especial como el chosco tinetense, pero no aporta demasiado desde el punto de vista culinario.

A continuación llegó un “arroz con cigalitas y ajos tiernos bajo velo jugoso de Joselito” que para mí resultó ser uno de los platos más destacados del menú. Meloso, suculento, en verdad mereció la pena el trabajo de subir hasta Fano para degustar este plato. Cada vez me gustan más estos risottos donde el arroz se apodera del sabor de su acompañante y lo eleva a la máxima expresión.

La “sopa tibia de afuega’l pitu, salteado de boletus, polvo de bacon y huevo” fue otro de los platos que más me gustaron. Bien ensamblado, con un huevo que derramaba su jugosa yema bañando al resto de ingredientes dándoles una jugosidad digna de agradecer. Los boletus muy sabrosos completaban un plato estupendo.

Para terminar los entrantes, los famosos “caramelos de morcilla en jarabe de vino tinto“. Este se ha convertido en uno de los platos emblemáticos de La Tabla y aunque varíe el menú degustación permanece inmutable. Es un caso curioso, porque no es una creación de David, sino que es una versión del plato original que es de Luis Alberto, de Casa Fermín, pero lo hacen tan bien que puede rivalizar en este caso el discípulo con el maestro. El Búho aprovechó el ligero desfallecimiento de uno de sus acompañantes e incrementó su ya buena ración repartiéndose otra con otro comensal.

El primero de los platos principales fue una “chopa con crujiente de verduritas y cítricos“, en donde un buen producto como la chopa venía acompañada de unas verduritas rebozadas en forma de tempura, resultando así muy ligeras. Tal vez hubiera quedado un poco mejor para mi gusto la chopa si estuviera menos hecha, pero estaba buena de todas formas.

Para acabar los principales, el “confit de pularda con crema de melocotón y sirope de vinagre de Módena“.  Este plato si estaba sabroso, bien hecho y con todos sus sabores concentrados. A pesar de que ya se empezaba a notar el peso de tantos platos no costó demasiado acabar con él. Me encanta la piel bien churrascadita de la pularda. Ayudó también la crema de melocotón. Ese contraste salado-dulce que ya forma parte de nuestras costumbre gastronómicas es un buen ejemplo de la influencia de otras culturas como las asiáticas en nuestra cocina, aunque también ha sido tradicional en Asturias mezclas similares como caza con puré de manzana, castañas, etc. Con la pularda, como terminamos las existencias de El Pecado, bebimos Vallegarcía Syrah, 2004 creo recordar. Otro vino estupendo, aunque no destaca tanto como el blanco Viognier de la misma bodega, una rareza muy exclusiva. Frutos negros, taninos bien integrados, persistente. Su precio sobre 32€.

Como ya se sabe que los humanos tenemos dos estómagos, uno para la comida en general y otro para los postres abordamos el primero de éstos, la “sopa de frutas con sorbete de limón y su espuma de yoghurt“, muy refrescante, que sirve de transición para el segundo postre, el más dulce, el “sushi de arroz con leche, gelatina de limón y sorbete de canela“. Otro de los platos del menú, fantástica presentación, estupenda revisión de un clásico como es el arroz con leche asturiano, con su toque de limón y canela, pero con esta moderna versión. Creo que queda claro en la foto. Para acompañar los dulces nos sirvieron una copita de moscatel de la Marina, que era bastante refrescante.

Con los cafés que el Búho no probó ya que no le sienta muy bien, una estupenda sobremesa dio el colofón a esta agradable comida en un restaurante como La Tabla, que sigue progresando, de forma lenta pero segura, con una cocina que no da saltos mortales en el vacío, que aúna buenos productos con toques innovadores, una bodega como existen pocas en el país y unos precios muy ajustados para lo que ofrecen. Además un servicio de primera categoría tanto en la atención como en el ritmo, siempre bien acompasado. En resumen, un sitio muy recomendable.

La Tabla

Ctra Gijón a Pola de Siero (AS-248), Km 11

33391 Fano – Gijón (Asturias)

Tfno: 985 136 456

www.restaurantelatabla.com

Anuncios

~ por El Búho Sibarita en 28 diciembre 2009.

3 comentarios to “La Tabla”

  1. ¿Diría El Búho que La Tabla está en el top five de restaurantes asturianos?

  2. Yo conocí el bar viejo y por supuesto el de ahora. Es un ejemplo de como se puede aunar tradición familiar e iniciativa empresarial moderna. Creo que tiene bastante que ver en ello la formación en la excelente escuela de hostelería de Gijón-Xixón. Llevé una sorpresa mayúscula hace bastantes años cuando en el merendero tradicional del bar antiguo, pudimos comer tortilla, chorizos a la sidra y caramelos de morcilla al almíbar de vino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: