La Maruca

EBS014-02Cuando la crisis económica actual se lleva por delante todo tipo de negocios va a resultar que es verdad aquello de crisis igual a oportunidad. Paco Quirós, cántabro que ya había inaugurado recientemente en Madrid el restaurante Cañadío, a semejanza del que con su mismo nombre lleva funcionando treinta años en Santander, da otra vuelta de tuerca y desde octubre del año pasado triunfa de manera clamorosa en el barrio de Salamanca con su nuevo espacio gastronómico La Maruca. Cocina muy cuidada, precios asombrosamente bajos para la capital en general y para la zona en donde se encuentra en particular y un lugar muy agradable hacen que su éxito sea inevitable y que se llene prácticamente a diario. Después de cenar allí no nos extraña para nada que apenas sin publicidad sea muy difícil encontrar mesa libre.

EBS014-01

Acompañado El Búho de su hija y yerno se inició la cena con una agradable ensaladilla rusa, después llegaron las mejores alcachofas, simplemente pasadas por la sartén, que el Búho recuerda haber comido. Untuosidad espectacular, se deshacían en la boca. Preguntamos cual era la fórmula, si se sometían a alguna maceración y nos dejaron como estábamos, “ese es nuestro secreto” fue la amable respuesta. Sin duda alguna fue el plato de la noche.

EBS014-03Luego aparecieron en la mesa unos buñuelos de brandada de bacalao, en formato de media ración (cuatro), sabrosísimos para terminar los entrantes. También nos gustó mucho este plato, con un interior muy cremoso.

EBS014-04A todo esto el vino elegido fue un Emilio Moro crianza, de la D.O. Ribera de Duero, que acompañó muy adecuadamente toda la cena, además de una cerveza de aperitivo. El vino marcaba 22€, un buen precio para lo que se estila en la capital.

Como platos principales comimos un cordero deshuesado de gran melosidad, (al increíble precio de 11€ la ración, en pleno Velázquez), que estaba emplatado sobre unas patatas panadera y una salsa para mojar y mojar si uno no tiene problemas de línea, lo que no es mi caso, una tajada de merluza a la crema muy sabrosa, y una ensalada de tomate y bonito (y cebolla morada de Liébana), sencilla pero con muy buen producto.EBS014-05

De postre, una muy rica tarta al limón, presentada en tres capas. En la base un bizcocho, crema con el toque preciso de limón en la parte intermedia y finalmente merengue para rematar en la parte superior. Falta la foto por olvido.EBS014-06

Toda la cena,  incluyendo los aperitivos de la barra mientras esperábamos la mesa no llegó a los 100€, lo que explica como dije al principio los llenazos que consigue La Maruca desde su inauguración.

El servicio, rápido, muy rápido, amable, los platos llegaron sin pausa, pero sin atosigar. Varios ambientes, tiene una terraza pero cubierta a la entrada, una primera planta con una especie de rincón con chimenea y sillones Chester, para picar como si estuviese uno en el salón con unos amigos y un sótano más formal en donde existe incluso un reservado, pero acristalado, que parece una pecera. En resumen, un sitio muy agradable para cenar con los amigos o la familia y sin tirar la casa por la ventana, quedando muy satisfecho tanto por la atención como por lo consumido.

La Maruca

Velázquez, 54
28001 Madrid
Tfno: 917 814 969
www.restaurantelamaruca.com

Anuncios

~ por El Búho Sibarita en 4 marzo 2014.

Una respuesta to “La Maruca”

  1. Estoy de acuerdo,bonito sitio,buen ambiente y rico rico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: